jueves, 23 de enero de 2014

Ellas llevan el ritmo #52: Speedy, de Las Chinas

Hoy es 23 de enero: 


Claro que la fecha a la que remite la canción de Las Chinas no es la de hogaño, sino la de un lejano, neblinoso y acartonado 1980, tan gris, tan gris, con tan poco color por todas partes, que, según cuenta la teclista del grupo, los zapatos que compraban se los pintaban con Titanlux para insuflarles vida. Evidentemente, esto para quienes no pudieran costearse un billete a Londres y tuvieran que equiparse en el Rastro y en Almacenes Arias, en la vertiginosa carrera que se emprendió aquellos días en pos de la modernidad. Y es que qué tiempos. Muy valientes debieron de ser las cinco féminas que montaron Las Chinas a modo de banda nuevaolera, a saber: Isabel Pérez (alias Luna), guitarra; Montse Cuní, bajo; Isabel Acosta (alias Speedy), batería; María José Serrano (alias Jose, y más tarde Kikí D'Akí), voz; Miluca Sanz, teclado. 

Por aquel entonces —la verdad es que en eso apenas han cambiado las cosas— en la escena underground eran pocos y todos se conocían. Montse, por ejemplo, compartía proyecto periodístico con Santiago Auserón y era pareja del hermano Luis. De hecho, la música de «Amor en frío», quizá el tema más conocido de Las Chinas, está compuesta por el primero de ellos. En las letras del puñado de canciones que dejaron grabadas, se observa su personalidad de mujeres liberadas, fuertes e independientes, de las que si veían chicos en la calle, salían a por ellos: todo va bien / hay chicos en la calle / y ahora mismo voy a salir. Miluca era la única con nociones musicales no autodidactas. Pero la carrera oficial de Las Chinas —el single El hombre salvaje/Amor en frío (RCA, 1980)— comienza con el redoble cuasi militar de la batería de Speedy.


Según cuenta Fernando Márquez en su mítico libro sobre la Movida, Música moderna (1981), a Speedy la querían mucho sus compañeras, pero como su técnica a las baquetas ni siquiera alcanzaba la mediocridad, hubieran prescindido de ella de haber aparecido otra chica baterista.

Poco más dejaron grabado antes de desaparecer en 1982: 

> «Te espío» (de Ejecutivos Agresivos), incluida en la banda sonora de La última estación (Mercero, 1982) 
> «23 de enero» y «Chicos en la calle», la primera maqueta (de 1980) que enviaron a la compañía y que nunca se grabaron en estudio 
> «El crucero», «Landrú» y «Es el fin» (versión del Echo Beach de Martha & The Muffins, ni más ni menos), de la segunda maqueta, también sin grabar, de 1981 
> Y alguna toma en directo de versiones que interpretaban en sus conciertos, «Me tratas muy mal» (el «Getting Me Down» de The Rezillos) y «Qué fácil es caer» (o sea, el «Femme Fatale» de la Velvet Undergound). 

Todo este material ha quedado recogido recientemente en Amor en frío. Grabaciones completas 1980-1982 (Munster, 2013), junto a bastantes fotos de la época y textos sentidos e ilustradores. Como decía Jose, espero que os guste, sobre todo por vuestro bien: 



Por cierto, amigos rescatadores de Munster, ya que se trata de un 12’’ que rula a 45 rpm y no a las esperadas 33 rpm del formato de elepé, convendría habérselo señalado en alguna parte a los compradores.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ja ja me ha hecho gracia lo que dices al final sobre la velocidad del disco . Podria decirse que las Chinas eran un grupo de velocidad indefinida porque resulta que en los singles originales para RCA, TAMPOCO se indica la velocidad (aunque se supone de 45 rpm, claro ). Igual es que las Chinas dejaban a tu libre albedrio la velocidad con que escucharlas..... Un consejo, pon el disco a 78 rpm, te vas a divertir

Gog dijo...

Pues sí, está visto que con Las Chinas la velocidad es al libre albedrío.

Y respecto a la prueba que me propones, lo haría encantado, pero mi plato es muy simple y no reproduce a 78 rpm.

Gracias por leer el post y comentarlo.