jueves, 31 de marzo de 2011

Grafitis por el mundo #11: Muelle

Juan Carlos Argüello (1966-1995) siempre iba con una cinta de los Dead Kennedys encima por si surgía la oportunidad de ponerla en algún sitio. También llevaba un aerosol para cubrir el espacio urbano con su firma artística: Muelle; y añadía debajo una flecha con forma de ídem. Ese era todo su arte.

Aunque poco a poco fue dándole más dimensión, color y relieve al nombrete, su mayor mérito fue haber sido el pionero en eso de la pintada urbana en España, y con un estilo propio. En Madrid, su cosmos natural, ya sólo queda una. Está situada en la calle Montera, 30.


martes, 29 de marzo de 2011

¿Qué se sabe de los belgas? #13: The Strokes

Mucho teclado se lleva ya gastado hablando acerca del reciente disco de The Strokes, así que no vamos a enrededarnos aquí en más disquisiciones.

En un resumir, Angles (RCA, 2011) está a años luz de su fantástico debut, sí, pero también median unas cuantas galaxias respecto a los dos bodrios posteriores. En este cuarto álbum tienen momentos realmente buenos. «Machu Picchu», sin duda, es una de las cimas.

The Strokes - Machu Picchu

¿Y qué pintan aquí los belgas? Pues que para la portada han escogido una obra del pintor belga Guy Pouppez.

lunes, 28 de marzo de 2011

A mí no hace falta que me cambies el plato #9 // Plataneces #20: Mogwai

Gog, no vamos a negarlo, es un cocinillas y disfruta lo suyo poniéndose a cocinar con música de fondo (con sus buenos decibelios de más). Música y cocina a la vez son un pasatiempo idóneo para él. En En Esta Quiero Humo hay algunos rastros de ello. Y otra mucha gente también disfruta mezclándolas, como por ejemplo en el recomendable blog Food Is the New Rock.

La entrada de hoy de dicho blog está dedicada a los restaurantes favoritos del guitarrista de la banda escocesa Mogwai, que por lo que se ve sólo gusta comer en su Glasgow y en Berlín. Su predilecto es un local llamado Banana Leaf.

Mogwai son noticia estos días porque acaban de publicar disco, Hardcore Will Never Die, But You Will (SubPop, 2011). Esta vez han vuelto ligeramente más accesibles —pero sólo porque no te hacen retumbar tanto los oídos como en otras ocasiones—, e incluso se han permitido la frivolidad de darle al vocóder en algún tema.
Estos reyes del post-rock y del hardcore más cazurro recuerdan bastante a la Fórmula 1: lo más entretenido está en la salida, y salvo algún momento emocionante cuando entran en boxes, todo se reduce a dar y dar y dar vueltas con estruendo ensordecedor. Y curioso, este símil automovilístico viene bastante a cuento cuando resulta que «Mexican Grand Prix» es el temazo del álbum.



Música para ingenieros, como diría un amigo de Gog muy degustador de estos escoceses. En fin, te gustarán si te gustan Mogwai, o si eres devoto del gremlin bueno.

Y como puede verse en la lista de cortes, le dedican un tema a Lionel Richie (¡¿?!).

1. White Noise
2. Mexican Grand Prix
3. Rano Pano
4. Death Rays
5. San Pedro
6. Letters to the Metro
7. George Square Thatcher Death Party
8. How to Be a Werewolf
9. Too Raging to Cheers
10. You’re Lionel Richie

domingo, 27 de marzo de 2011

Teloneros de teloneros #1: Emma

Emma era una banda compuesta por cuatro chicos de Rennes. Hacían un folk pop con leves adornos electrónicos, cuerdas y letras en inglés. Tras iniciarse con Demon Stories (1996) en un pequeño sello local, los fichó Lithium para publicarles el precioso e intimista Trade Winds In A Loft (1998).

Y ahí se acabó todo, con escasísima repercusión, e incluso ninguna. Talento ninguneado.

En ese álbum convivían las enseñanzas de Lloyd Cole y las de esos especialistas del ralentí emocional llamados Tindersticks, por la parte inglesa; unos Swell sin asperezas, por la parte americana; e iban subidos en la misma ola de sus paisanos The Married Monk y Da Capo.

El cuadro que despierta la escucha de ese disco: primera tarde tibia de primavera, un mar en calma y alguien en la playa con una cometa haciéndole cosquillas a un cielo fresco y azul cielo.

El Sr. Google apenas da noticias de páginas donde se vende el disco de segunda mano y muy poco más. Ese mismo mar se los tragó.

sábado, 26 de marzo de 2011

viernes, 25 de marzo de 2011

Ette aquí #24: The Crayonettes

En Newcastle, Kathryn Williams (foto) y Anna Spencer —la una cantautora folk y la otra componente de la banda punk Delicate Vomit—, a la sazón madres, estaban aburridas de la música que suele hacerse para los niños. Así que decidieron componer ellas mismas un álbum para criaturas menores de 8 años sin toda esa habitual ranciedad y calamitoso infantilismo mal entendido que tanto abunda. Según ellas, el mejor pop tiene los elementos repetitivos necesarios y la sencillez contagiosa para entretener a los niños.

Así las cosas, Playing Out: Songs for Children and Robots (One Little Indian, 2010) es una colección de música pop para niños pero que puede disfrutarse sin pudor por los adultos. De hecho, ellas afirman haber mezclado algo de Woody Guthrie, el ritmo de Ringo Starr y los primeros Altered Images; a lo que nosotros (pedantes y enteradillos como somos) podríamos añadir synth pop, melodías indie de lo mejor de Sarah Records, gotas de rap rudimentario, percusiones de todo tipo… A veces incluso parece que las Slits estuvieran cantando una nana.

Engancha. El pop es muy peterpanesco, no hay duda. Te entran ganas de cepillarte los dientes cuando escuchas lo de «Toothpaste is great because it cleans your teeth so bright», o de salir al parque a ver pajarillos tarareando «There's a sparrow up a tree singing tra la la la lee», que canta la punky con un precioso violín en medio del tema.

Discazo de pop.

1. Robots In The Rain
2. Disco Teeth
3. Rainy Day
4. Hopscotch
5. Emergency
6. Sweet On The Floor
7. Lets Dance On The Moon
8. Spooky Way Home
9. How Hot Is A Toad?
10. Pirates On The Bus
11. Illegal

Y ahora un momento para el recuerdo:

jueves, 24 de marzo de 2011

Goguerías #1

> El violín sirve en bandeja la cabeza del violinista.

> ¿Para bailar agarrado? Las canciones de Chotis Redding.

> Ian Curtis se cepillaba los dientes con dentífrico Cuelgate.

> Richard Gel: el rockero más limpio.

> Las cantantes de soul usan sujetadores Stevie Wonderbra.

> Aún no he probado la carne de avestruz Gilberto.

> Un acusado que después es declarado inocente es un excusado.

> Rumores: van a prohibir fumar en todos los blogs.

> Un grupo de rock electrónico progresivo: Ñu Order

> ¿Ponja? ¿Janop? ¿Napoj? ¿Pajon? ¿Jopan? Ya no se sabe ni cómo ha quedado el país después del desastre.

> Amores a mares.

> Noel y León. [palíndromo]

> Diálogo para besugos:
—¿Llaves?
—Ya veo.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Hit instantáneo #11: The Phoenix Foundation

Esta mañana, en cuanto ha sonado la primera nota de «Buffalo» —de verdad que no ha hecho falta ni una más—, Gog sabía que esa canción le iba a arrebatar.

The Phoenix Foundation - Buffalo

Tiene un toque Arcade Fire muy evidente que le quita originalidad y la desmerece un poco, pero la puñetera se pega más que un socarrat.

Queden pendientes para más adelante unas palabras sobre el último álbum de sus autores.

martes, 22 de marzo de 2011

La influencia del centeno en la cultura popular #16

J.D. Salinger pasó un semestre estudiando en Ursinus College (Pensylvania) en 1938. Al hacerse famoso y pasar a convertirse en ilustre antiguo alumno, las mentes pensantes de esa universidad idearon todo tipo de propuestas para captar clientes sacando provecho de la providencia: cursos específicos sobre la figura del escritor, festivales literarios... Escasísimos reultados. Hasta que un profesor de literatura parió en 2006 la ocurrencia de ofrecer una beca anual a un estudiante de primer curso —la "J.D. Salinger Scholarship.”— , con el goloseo de que durante ese tiempo el afortunado se aloje en la mismísima habitación del campus en que se hospedara el legendario escritor.

Pero andan en pleitos porque los representantes de Salinger, aquel celoso e imponente guardián de su vida privada o de cualquier cosa que oliera levemente a él, se niegan a que se explote así su nombre. Así pues, la universidad ha cambiado la denominación de la beca por la de “Not the J. D. Salinger Scholarship” .

[Gracias a Óscar por el soplo.]

lunes, 21 de marzo de 2011

Cosas de hermanos #13: El Columpio Asesino

Vuelven los hermanos Arizaleta montados en El Columpio Asesino: nuevo sello discográfico, más luminosos que nunca y con un sonido espectacular. Diamantes (Mushroom Pillow, 2011) lo han llamado, y lo ilustran con uno en bruto, lo cual está muy bien visto porque El columpio Asesino siempre ha tenido algo de eso.

Sigue intacta la pulsión Pixies y sus intensos crescendos. La novedad más llamativa está en la mayor presencia de la voz de la guitarrista Cristina Martínez. En cuanto a los textos, los han oxigenado mucho, son menos truculentos, sin tanta imaginería cafre.

Por todo ello, se entrevé que probablemente ahora van a llegar a un público más amplio. Se lo han ganado después de tantos años, aunque quizá los fanes más añejos hayan fruncido un poco el ceño al escuchar Diamanttes. Gog seguirá recomendando su debut.

01. Perlas
02. Toro
03. Diamantes
04. Corazón anguloso
05. On The Floor
06. Dime que nunca lo has pensado
07. MGMT
08. Cisne de cristal
09. MDMA

domingo, 20 de marzo de 2011

sábado, 19 de marzo de 2011

Discos con portada con discos #27

Furguson: My Friends Are My Culture (La Castanya, 2010)

DJ Peabird: breakz r uz (vol. 2) (2010)
Tyvek: Nothing Fits (In The Red, 2010)

June & The Exit Wounds: A Little More Haven Hamilton, Please (Parasol, 1999)

viernes, 18 de marzo de 2011

Cosas de hermanos #12 // Sales en mi canción #28: Top Models

Cualquier mod que se precie conoce de sobra la trayectoria musical de Albert y Ricky Gil, a la sazón hermanos de la actriz Ariadna Gil.

Sus orígenes ochenteros se remontan a la banda Brighton 64 (imposible una declaración de intenciones más explícita). En la siguiente década pusieron en marcha Matamala. En 2002, fundaron los Top Models junto al batera Pol Fontini, y ahora se les ha unido la teclista y vocalista Àgnes Montferré. Ambos hermanos incluso han compuesto juntos un par de temas para este cuarto álbum, Wall of Fame (Bip Bip, 2010).

Una de las características que más llama la atención escuchándolo es la poderosa presencia de la batería. En el mundo del rock, los bateras suelen cargar con la fama de tener los cables pelados. Fontini debe de tener, además, algún cruce en las conexiones, pues aplica la curiosa combinación de tocar la batería siendo zurdo de mano y diestro de pie; algo así como un Rafa Nadal del rock.

Energía rockera a raudales, potencia rítmica garajera, toques de órgano soul, fraseos de guitarra contundentes, detalles ácidos de pop psicodélico, reminiscencias de blues y mucho r&b blanco es el variado espectro de sonidos para un álbum muy entretenido y que ha pasado casi totalmente inadvertido por hallarse fuera de modas y tendencias.

La cara B (nos las estamos viendo con la edición vinilesca) comienza con una maravilla melódica y rítmica —precisamente una de las compuestas por los hermanos— titulada «Tapes in my Mind», que le relajaría el ceño a Mourinho, ese señor más irritable que un alérgico a las gambas en una marisquería.

Los iconos del pop y del arte en general (salen escritores, actores, pintores…) de la banda aparecen expuestos en «My Favourite List»:

And in the soulful voice of Martha Reeves
(...)
It's Peter Townshend raising hell
(...)
Dear Amy Winehouse, will you get drunk with me?
(...)
I feel embrace of Javier Sun
Charlotte Gainsbourg
by the light of the moon
(...)
Bruce Foxton's haircut's just the best
(...)
Nobody plays drums like poor Pete Best.

En su segundo disco, Beautiful señoritas (Bip Bip, 2004) ya se habían acordado de otro grande:

Hombres de mala fama, bailando como James Brown.
(«En el calor de la noche»)

Y es que lo del soul les viene de lejos, que ya Brighton 64 compusieron una oda a soulmen de abolengo en «El mejor cocktail». El estribillo era:

Y yo solo en casa con Sam Cooke,
con Sam Cooke, con Sam Cooke

Más luego la estrofa:

Sábado por la noche, todos se emborrachan.
Yo me quedo en casa

y bebo el mejor cocktail:
Otis, Jackie Wilson y Sam Cooke.

martes, 15 de marzo de 2011

Debut #30 // Gastan gafas #26: Orca Team


Ahora que las olas andan copiosas y crecidas, Orca Team se suben a la tabla para proponer en su debut un sonido surf pop cincuentero, que también trasladan a la estética. Let It Go (Happy Birthday To Me, 2010) es sencillo; no hacen falta muchas escuchas para que entre, suena agradable y entrañable desde el primer momento.

Contiene temas de dos minutos interpretados por un chico al cante y al bajo, una chica a la guitarra y otra a la batería —que gasta gafas al igual que él—, como la preciosa «And She Kwos», o «Vancouver BC» y la que da título al álbum, ideales para mover los piececillos si eres más de los que prefiere guardar la línea de flotación en casa navegando ante una buena pantalla de ordenador.

«Shane» es como si Chris Isaak hubiera vuelto a la universidad.

Orca Team - Shane

lunes, 14 de marzo de 2011

El porqué de mis peinados #10: New York Dolls

La sola mención del nombre de esta legendaria banda remite a aquellos tiempos pretéritos del glam rock y protopunk de los años 70, pero echando un vistazo a su discografía se cae en la cuenta de que realmente han grabado más material en el siglo XXI que en aquella época. En 1973 se presentaron con un álbum homónimo y al año siguiente Too Much Too Soon... y eso fue todo hasta su reunión de 2004. Desde entonces, dos discos en directo y tres de estudio, incluido el reciente Dancing Backward In High Heels.

¿Y qué se puede esperar de los New York Dolls, de un disco de los New York Dolls, en 2011? Pues por increíble que parezca, pop, incluso casi se diría que puro pop. Hay algún que otro ejercicio de estilo de r&r demasiado clasicote y se nota muy avejentada la voz de David Johansen, y cierto también que tampoco hubiera pasado nada si no lo hubieran publicado, pero la verdad es que les ha quedado una cosa bastante digna y ahí quedan para mover el trasero «Streetcake» y «Talk To Me Baby».

Si hay algún nostálgico con ganas de ver sus patas de gallo y sus pelucones, vienen de gira muy próximamente.

sábado, 12 de marzo de 2011

Húngaros #21: Ilona Massey

Ilona Massey fue una emigrante húngara —nacida en Budapest como Ilona Hajmássy— que participó en algunos filmes antes de tener su propio programa de variedades en la televisión norteamericana, donde cantaba baladas.

Fue la bella, por ejemplo, en el clásico Frankstein y el Hombre Lobo (1943), entre Bela Lugosi (otro húngaro) y Lon Chaney, ni más ni menos.




Y como parece que le iba lo de andar entre seres horríficos, en 1949 estuvo rodeada por los tres maravillosos monstruos de los Hermanos Marx. En Amor en conserva interpreta a la malvada Madame Egelichi, que acaba casándose con Groucho. Aquí puede vérsela en la escena en la que dos esbirros registran a Harpo y sacan de todo de su gabardina.



(Cinéfilos en general y fanes de los Marx en particular, imposible perderse esta documentada, original y amenísima página sobre todas las actrices que intervinieron en las pelis de aquella descacharrante troupe.)

viernes, 11 de marzo de 2011

Dime qué lees y te diré cómo se llama tu banda #10 // A mí no hace falta que me cambies el plato #8: Patrullero Mancuso

Murky López (guitarra), Guillermo Monje (batería) y los hermanos Jaime (guitarra) y Manuel (bajo) Godino, de la localidad madrileña de Villaviciosa de Odón, siempre fueron unos cachondos mentales. Cómo si no adoptar el nombre de uno de los personajes secundarios de La conjura de los necios, la hilarante, disparatada y brillantemente patética novela de J. K. Toole. (Angelo «el patrullero» Mancuso es un incompetente policía de la ciudad.)

Como el cachondeo mental no está suficientemente considerado, Patrullero Mancuso no duraron ni una década.

En los primeros 90, empezaron haciendo un noise pop con Los Planetas, Penélope Trip o El Inquilino Comunista. Ellos combinaban sus raíces de música distorsionada con puntos kitsch y temas descacharrantes, porque las letras siempre fueron su fuerte. Con el cambio de discografía les llegó algo de reconocimiento, gracias a un sonido más sencillo y limpio y una evidente mejor producción.

> El trabajo de odiar (Munster, 1991)
> Fantasía (Munster, 1993)
> ¡Viva bonito! (Munster, 1993), alguna de sus primeras grabaciones peinadas y acicaladas de nuevo
> Tortilla estatal (Elefant, 1997). Despegaron levemente con su afamada «El Halcón Milenario».
> Bodegón musical (Elefant, 1998)


Y eso fue todo.

Irónicos y satíricos, quizá nacieron demasiado pronto, como una especie de sietemesinos del indie patrio. En su haber, contribuyeron a desarrollar el indie español cuando aquello era un largo y soporífero secarral. Pero hubieran cuajado mejor en estos tiempos más posmodernos de los Joe Crepúsculo, Manos de Topo, Ornamento y Delito, Ginkas, Punsetes, Directivos

Si «Mi vida va bien» no es adelantarse a los tiempos... Hoy, en este ambiente de crisis apocalíptica, también hubiera quedado niquelada con todo ese sarcasmo que rezuma:



En la segunda parte de su discografía, parece que comieron un poco mejor, o tal vez no, y por eso recurrieron más al asunto gastronómico.

Si un «bodegón» podría remitir, sin duda, a una mesa cubierta de viandas, además frieron «Bienmesabe» en ese mismo álbum; si cuajaron una «tortilla estatal», también se reconocieron «Adictos al gazpacho» (incluida en el ep de «Mi vida va bien»):

Agradecidos a Colón
por descubrirnos el tomate.
Adictos al gazpacho.

Por fín colgamos los abrigos,
nos deshicimos ya del frío.
De nuevo un gazpacho.

También me gusta el salmorejo,
pero no importa un pepino
disuelto en el gazpacho

Voy a invitar a mis amigas
a la piscina de mi tía
que prueben su gazpacho
gazpacho
gazpacho


miércoles, 9 de marzo de 2011

El arte de la versión #28

Hace tiempo que Tricky ya no asusta, no mete miedo ni da la sensación de peligro como antaño. Pero este Bonney M del trip hop, pues recuerda a Bobby Farrell por aquello de que siempre se rodea de mujeres que cantan sus canciones mientras él susurra a pecho descubierto, merece el beneficio de la duda y que se considere la opción de escuchar al menos una vez lo que sigue haciendo.


A Gog la primera escucha de Mixed Raced (Domino, 2010) le echó para atrás: toques de jazz, africanismos... Pero después (y siempre saltándose la 5ª, con Rachid Taha, que esa cosa de la world music se le hace bola a Gog) el álbum va adquiriendo mucha más relevancia de la que parecía tener en un principio y termina resultando bastante disfrutable. Cierto que no queda demasiado de aquella tensión entre paranoica y epiléptica de sus mejores y más oscuros trabajos; a cambio es un disco corto (29'25''), corto para lo que se etila hoy día, lo cual se convierte en una virtud, porque si estas son las ideas que hay, para qué hacer un ejercicio de inflación sonora.

Aquí le lleva la voz femenina la ítalo-irlandesa Francesca 'Franky' Riley en prácticamente todos los temas, más la jamaicana Terry Lynn en la 2ª, el mentado Taha y Bobby Gillespie en la 9ª. El nuevo single —«Ghetto Stars»— lleva sus señas de identidad: oscuro y denso. El siguiente debería ser «Time to Dance», cuyo título lo dice todo muy clarito: nunca Tricky estuvo tan cerca de la pista de baile. Pero el que nos tiene aquí reunidos fue el single que sirvió de avance: «Murder Weapon».

Se trata de una versión de un tema dancehall de Echo Minott, quien a su vez versioneaba (no es sólo una simple cuestión de samplers) el maravilloso «Peter Gunn» del genial Henry Mancini. Aquí Tricky mete una intro de una cajita de música que reproduce «My Way»; se para abruptamente a los pocos segundos y, tras lo que parece ser el seguro de una escopeta, entra el tema. Gran canción y obra de arte del versioneo.

Tricky - Murder Weapon

martes, 8 de marzo de 2011

Ovejas negras #18

A las monjitas de clausura del convento de Santa Lucía de Zaragoza les han robado. Mal; está muy mal eso de robar.

—¿Y cuánto ha sido? —le pregunta el policía a la abadesa.
—Oh, un millón y medio de euros. Los ahorros de toda nuestra vida —contesta llorosa.
—¡¿Y dónde lo guardaban?!
—En ese armario, en billetes de 500 € dentro de bolsas de plástico.

Los ahorros de toda nuestra vida, los demás los declaramos a Hacienda y los justificamos, buena mujer.

domingo, 6 de marzo de 2011

Todo el mundo quiere a PJ Harvey #6

A los ingleses les gusta analizarse, psicoanalizarse, criticarse. Es de suponer que eso es sano, ayuda a orearse y a recuperar el norte. En esto de la música, los casos son numerosérrimos, recientes o no. Algunos álbumes, por señalar un poco:

Paul Weller: Wake up the Nation (V2, 2010)
Babyshambles: Down in Albion (Rough Trade, 2005)
Black Box Recorder: England Made Me (Chrysalis, 1998)
The Fall: This Nation's Saving Grace (Beggars Banquet, 1985)

Y si se trata de canciones, un no parar:

Billy Bragg: «A New England»
Massive Attack: «Prayer for England»
Graham Parker: «England Latest Clown»
Pink Fairies: «England's Glory»
The Clash: «Something About England»
Sex Pistols: «God Save the Queen»
Etc., etc., etc.

Aquí, cuando queremos hablar de nuestro país, titulamos un disco Tortilla estatal (Elefant, 1997), que aunque era un chiste genial de Patrullero Mancuso, no deja de ser significativo.

Volviendo a Inglaterra, ahora le toca a PJ Harvey sacudir a los suyos con Let England Shake (Vagrant, 2011). Es un álbum complejo (incluso complejo de Edipo), con mil matices en cómo dice lo que dice. Por ejemplo, suena de fondo la trompeta del Séptimo de Caballería, y ella canta:

How is our glorious country ploughed?
Not by iron ploughs
Our lands is ploughed by tanks and feet,
Feet
Marching

Oh, America
Oh, England
How is our glorious country sown?

Llueve en la campiña inglesa. Ella contempla los cristales empañados y se pone manos a la obra. La vieja Inglaterra tendrá que escucharla.

sábado, 5 de marzo de 2011

La videoconsuela #11

El parisién Yan Wagner y su «Recession Song» (2010). Cajas de ritmo y mucho desparpajo, que para algo allí van sobrados con el Louvre.

YAN WAGNER - RECESSION SONG

viernes, 4 de marzo de 2011

Con la boca #11: Joaquín Reyes

Joaquín Reyes ha hecho unas tiras cómicas sobre el mundo del famoseo y se las publica ahora la editorial Mondadori con el título de Ellos mismos. Así que empieza la promoción y el entrevistaje. En el EP3 de hoy suelta esta genialidad, de una agudeza y un tino poco comunes:

-EP3: ¿Es cierto que Sarah Palin le pone un poco?
-JR: Sí, porque es como la maestra mala. Sustituye en algunos aspectos a Condoleeza Rice con ese aire de "este mundo necesita unos azotes y yo tengo la mano bien dispuesta". Tiene esa belleza de los colonos: rotunda y decidida a conquistar.

No se puede decir con más humor y mayor acierto.

jueves, 3 de marzo de 2011

Debut #29: Crystal Fighters

Quinteto inglés (uno de los componentes de la banda es de Navarra) que sonará en las discos de moda con «I Love London»; y la preciosa «At Home» será (ya lo es) uno de los momentos de 2011. Ambas pertenecen a su debut discográfico: Star of Love (PIAS, 2011). Y tienen más, porque tampoco desmerecen esa especie de llamada de la selva que es «I Do This Everyday» o el pedaleo persistente y de tintes existenciales de «Xtatic Truth»:

We were born to be alone
Everybody all alone
Born alone to be alone
We'll stand alone forever
Standing on the world alone
Learning how to stand alone
And always to be alone
We'll be alone forever

Lo curioso del asunto es que los toques tribales y ligeramente étnicos que se distinguen salen de un instrumento folclórico vasco llamado txalaparta, que mezclan con bases electrónicas fogosas y potentes. Así que les ha quedado algo así como folclore electrónico, o sea, folktrónica en jerga al uso. Puede parecer una esnobería posmoderna, sin duda, pero a Crystal Fighters les funciona. Claro que para el siguiente disco ya no deberían abusar del truco epatante.

Álbum muy entretenido. Escúchese a todo lo que dé el reproductor o en un coche en plan bakaladero. El que tenga los pies ligeramente bailones le será imposible retenerlos.